Levantate…

Sin animo, montado en una camilla me llevan a tu encuentro.

Impedido por una enfermedad que lleva conmigo años voy a tu encuentro

con la esperanza de que aquello de lo que me cuentan de ti sea verdad.

Y al llegar a tu morada señor ya tengo complicaciones.

No hay sitio para mi, por donde llegare a tu presencia,

tendré que esquivar impedimentos, rodearlos o incluso saltarlos, buscar la creatividad de la que me has brindado y llegar ante ti, tal y como soy con mis errores y mis virtudes.

Cogeré mi camilla y marchare a mi tierra y por el camino daré testimonio de quien era y en lo que me has convertido.

Gracias por tu mirada misericordiosa.

5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s